Contáctenos

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
3 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Origen del café

El café se origina en la actual Etiopía. Desde ahi, el aromático grano comenzó a conquistar el mundo a través de los pueblos árabes. Allí, se cuenta que los monjes sufíes comenzaron a emplear la bebida para mantenerse despiertos hasta los rezos de media noche. Y a Mahoma, el profeta, se le atribuye, haber proclamado que bajo la vigorizante influencia del café era capaz de derribar a 40 hombres de su caballo y poseer a 40 mujeres.

Algunos historiadores cuentan que la llegada del café a Europa, a partir del siglo XVII, otorgó capacidades aún más transformadoras. La sustitución de bebidas alcohólicas como la cerveza o el vino por café pudo ser un acicate intelectual que en último término desembocó en movimientos como la Revolución Francesa.

Café Peruano

Los datos históricos registran la llegada de plantaciones de café a Lima en 1760 desde la ciudad de Guayaquil, cuando ésta formaba parte del virreynato del Perú, pero dan cuenta de que ya existían algunas plantas en Huanuco, aunque sin fecha exacta ni lugar de procedencia. Nadie pudo dar cuenta de quién las sembró por primera vez.

Recientes descubrimientos apuntan al distrito de Chinchao, como la zona donde comenzó a cultivarse el café entre 1740 y 1760. Y precisamente a partir de este descubrimiento la Junta Nacional del Café está financiando una investigación para rastrear mayor información sobre la llegada del grano aromático a Chinchao, y cómo fue ampliando su cobertura hacia localidades aledañas, hasta diseminarse por los valles de toda selva central y de ahí a otras zonas del país.

El café encontró en los valles interandinos y selva alta del Perú un terreno propicio para florecer. La altitud, el calor y la suficiente humedad de estas zonas hicieron que a fines del siglo XVIII, el café se hubiera posicionado en la selva alta semitropical de Huanuco, Moyabamba, Cusco y Jaén, a fin de satisfacer el creciente mercado local. La historia da cuenta que ya entonces el café comenzó a llevarse otras partes del virreynato.

Este producto se cultivó inicialmente junto a la caña de azúcar, coca, tabaco y cacao. Pero a partir de 1850 el valle del río Perené, colonizado por los franceses, alemanes, ingleses e italianos y que ahora pertenecen a Chanchamayo, Tarma y La Merced se consolidaron como zonas cafetaleras de primer nivel.

La exportación de café comenzó en Perú en 1887. Entonces el principal mercado era Alemania e Inglaterra, ampliándose con el paso de los años.

Según un artículo publicado en el diario El Mercurio Peruano el 10 de febrero de 1791, el primer café de Lima fue abierto en 1771 por don Francisco Serio en la calle Santo Domingo, ubicado en la primera cuadra del jirón Conde de Superunda, a muy pocos metros de Palacio de Gobierno y cerca de donde entonces estaba el antiguo local de la Universidad de San Marcos.

Rosario Olivas en su libro “La Cocina en el Virreynato del Perú” explica que la ubicación de la naciente cafetería siguió los pasos de los primeros cafés europeos, que estaban muy cerca de los ambientes universitarios, intelectuales y políticos. Al año siguiente, en 1772, un señor de apellido Salazar abrió el segundo café limeño en la calle La Merced que estaba en la quinta cuadra del jirón de la Unión, “local que en 1791 era llamado Cafés de Francisquín”. Ese mismo año se abrió el tercer café en la Ciudad de los Reyes, esta vez en la calle de Los Plumereros, que estaba en la quinta cuadra del jirón Camaná, muy cerca de la iglesia San Agustín.

Forjando el desarrollo de la caficultura peruana!!!